domingo, junio 12, 2005

Un paseo por el AM

Como hace mucho tiempo no lo hacía, hace unos días me dí un paseo matutino por el AM. Además de las tradicionales emisoras de noticias y de la transmisión de que hacía Antena 2 de la clásica de Boyacá (etapa entre Cómbita y Jenezano) algo me llamo la atención. La programación de las demás emisoras se dividía toda en programas esotéricos en los que un medium o vidente atendía y resolvía las inquietudes de los atribulados radioescuchas o en programas en los que una "doctora" especialista en medicina alternativa atendía, regañaba y embaucaba a los también atribulados oyentes. En ambos casos había una misma constante: la mayoría de las llamadas eran de señoras más bien mayores padeciendo con alguna tragedia a cuestas. Llaman estas señoras, les contesta el medium o la doctora amablemente las atiende, le resuelve mágicamente su problema y también mágicamente las embauca en una visita obligada al centro naturista o al templo respectivo para que "todo termine de salir bien" .

Eventos como este reviven una de mis tantas preguntas sobre esta sociedad. ¿Si somos tan vivos, tan naturalmente dispuestos para el tumbre, el chancuco y el embauque entonces por qué hay tanta gente que cae sistemáticamente en estos engaños? Y no son solo los programas del Hermano José o de Biomedica todos los días aparece el caso del "vivo" que estafó miles de familias con una urbanización pirata o el que recorrió todo un a nombre del SISBEN recogiendo plata por solo citar dos entre millones de casos que día tras día nos ofrece este maravilloso arrejunte de gente madrugadora que no se vara.

Y es entonces cuando pienso que este sistema funciona funciona armonicamente. Pienso en la ingenuidad que viene en el paquete básico de la construcción que esta sociedad ha hecho del género femenino. No es gratuito, creo, que la mayoría de las personas que llaman a estos programas sean mujeres. Pienso entonces en como las mujeres en esta sociedad suelen vivir eternamente engañadas y siempre abnegadas. Pienso eso y, una vez más, me desespera esta sociedad. Una vez más el sentimiento de que todo funciona, todo esta coordinado y que no hay nada que hacer, estamos condenados a ser eternamente colombianos. Y nos lo merecemos; con creces.

2 Comments:

Blogger Nicolás Velásquez said...

Me gustaría entender porqué esta larga sucesión de engañantes y engañados lo desespera antes de divertirlo.

2:18 a. m.  
Blogger ^Bufalo^ said...

Me desespera porque porque los vivos roban a los bobos.

4:39 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home